domingo, noviembre 04, 2012

28º Aniversario “OPERACIÓN VIRGEN DEL ROSARIO”


“La sangre de aquellos que han muerto por la Patria tiene que ser la semilla de una Patria nueva. No podemos olvidar su espíritu. No podemos olvidar el coraje y la generosidad con los que fueron voluntarios al combate. No podemos olvidar su muerte, por más que nos quieran hacer olvidar todas estas cosas.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

Ave Cor Mariae
 "Ad Jesum Per Mariam"


1982 - 2 de abril – 2010



“EPOPEYA
DE
MALVINAS”

+A LA MEMORIA DE JUAN CARLOS SÁNCHEZ, Editor de Política y Desarrollo, en SANTA FE DE LA  VERACRUZ, 8/3/2010.

“La sangre de aquellos que han muerto por la Patria tiene que ser la semilla de una Patria nueva. No podemos olvidar su espíritu. No podemos olvidar el coraje y la generosidad con los que fueron voluntarios al combate. No podemos olvidar su muerte, por más que nos quieran hacer olvidar todas estas cosas.
Nos quieren hacer olvidar del heroísmo, nos quieren hacer olvidar de los ideales grandes, porque todo eso no les conviene. No les conviene a los cobardes, nos les conviene a los traidores, no les conviene a los vende-patrias, no les conviene a los que pactan y tienden la mano con el enemigo, no les conviene a los que quieren que la Argentina siga siendo una colonia en su territorio y en su alma y en su cultura y en su espíritu.
No les conviene el espíritu de Malvinas porque es espíritu de Patria, porque es espíritu de Dios, porque es espíritu de lucha, porque es espíritu de sacrificio. Y por eso quieren que nos olvidemos, pero nosotros no podemos olvidar. Porque nosotros no podemos traicionar esa sangre derramada, porque nosotros no podemos traicionar y olvidar el sacrificio de los que fueron nuestros hermanos, nuestros amigos, nuestros camaradas en la lucha. Porque no podemos permitir que esa sangre se haya derramado inútilmente.
Es semilla, es semilla de una Patria futura, de una Patria que costará tal vez más sangre, más sacrificio y muchos años de lucha, pero que no importa. Tenemos que llevar en nuestra alma, en nuestro corazón, en nuestra esperanza, en nuestra oración como un deseo, como un anhelo que no puede pasar, que no podemos traicionar.
Alguno de los combatientes en Malvinas, heroico combatiente en las Malvinas, respondía al deseo del señor Presidente de la República que visitaba una brigada y que quería conversar o ver algún ex combatiente, con estas palabras: «Señor Presidente, aquí no hay ex combatientes porque las Malvinas siguen estando en poder de Inglaterra».
Guardemos en nuestro corazón esas palabras, enfrente a la injusticia que permanece, enfrente a la violación de nuestros derechos que permanece, enfrente a la mentira que permanece, enfrente a la traición que permanece, aquí no puede haber ex combatientes. Todos nosotros tenemos que seguir siendo combatientes, cada cual en el puesto en que Dios lo quiere, en la lucha para que esta Patria sea lo que Dios manda. Para que esta pobre Patria Argentina herida en su cuerpo y en su alma pueda un día llenarnos de orgullo, como de orgullo nos llenaron aquellos que por ella en esos días de las Malvinas hicieron cosas grandes, tan grandes que fueron capaces hasta de dar la vida; que como dice el Señor: «Nadie ama más que aquél que es capaz de dar la vida por los suyos». El martirio, que es el acto supremo de la virtud de la Fortaleza, y al mismo tiempo, el acto más grande de la Caridad”.

P. Alberto Ignacio Ezcurra, Sermón pronunciado en Paraná, Provincia de Entre Ríos, en la Parroquia de San Miguel Arcángel, el 2 de Abril de 1985.


 “Que las almas de los fieles difuntos,
por la misericordia de Dios,
descansen en paz”.

 Puerto Argentino, 2 de abril de 1982

A 28 años de la “Operación Virgen del Rosario”, que diera nacimiento a la “Epopeya de Malvinas”, vaya nuestro sincero reconocimiento y agradecimiento a aquellos soldados y civiles, de todas las jerarquías y fuerzas, que supieron con honor y dignidad, portar la enseña patria hasta ofrecer la propia vida en el mar, en el aire o en la turba malvinera, señalándonos el camino de los héroes.

            También recordar a sus familiares, que sufrieron en la lejanía, y muy especialmente a los veteranos de guerra, que si bien tuvieron la suerte de regresar con vida, han sufrido, y en algunos casos siguen sufriendo, el oprobio de ser negados, ocultados, a la espera de un verdadero reconocimiento como se merecen, por parte de la sociedad y de la nación en su conjunto.

            Que esta gesta, que supo hacer dejar de lado banderas ideológicas partidarias y los vanos antagonismos sectoriales que nos dividen y enfrentan, sea un claro ejemplo a imitar para que caminemos hacia la tan ansiada unión y concordia nacional.

En el Amor al Inmaculado Corazón de María Santísima.

Lic. Gustavo Carrère Cadirant
“Si te dicen que he muerto, DESCONFÍA”


Por nuestra profunda Fe Católico-Mariana.
Por nuestra Tradición Indígena-Castellano-Hispano-Criolla-Federal.
Por nuestra Patria y su Tradición de Honor, Dignidad y Gloria.
Por los caídos por Dios y por la Patria, en la Epopeya de Malvinas


¡YO NO ME RINDO!
¡Malvinas Volveremos!
¡Malvinas Venceremos!

¡¡¡¡LAS MALVINAS FUERON, SON Y SERAN ARGENTINAS!!!!

*GENTILEZA DEL PROFESOR GUSTAVO CARRÈRRE CADIRANT. Buenos aires. ARGENTINA,2009-2010*. 
“MALVINAS. LOS HÉROES OLVIDADOS”
Por LILIAN MORELLI.

Cuando la verdad florece de la expresión honesta a pesar del dolor y el sacrificio que ella puede significar, el ciudadano digno empieza a creer y fortalecer su espíritu, logrando con ello la plenitud de su capacidad creativa para el bien de la República.
Los “HÉROES OLVIDADOS tuvieron siempre en su interior la honesta formación que le inculcaron sus mayores a través de la verdad con que actuaron y se expresaron los Padres de la Patria General D. JOSÉ F. DE SAN MARTÍN y General D. MANUEL BELGRANO. Esas banderas son las que hay tomar la Patria lo demanda.

LA ÚLTIMA VICTORIA

SOY EL COMANDANTE DE LA FUERZA DE DESEMBARCO, INTEGRADA POR LOS EFECTIVOS DE LA Infantería de Marina y del Ejército Argentino embarcados en este buque, de algunas fracciones a bordo del destructor Santísima Trinidad, del rompehielos Almirante Irizar y los buzos tácticas embarcados en el submarino Santa Fe. Nuestra misión es desembarcar en la ISLAS MALVINAS y desalojar a las fuerzas militares y las autoridades británicas que se encuentran en ellas. ESO ES LO QUE VAMOS A HACER.
El destino ha querido que nosotros seamos los encargados de reparar estos casi 150 años de usurpación.
En esas islas vamos a encontrar una población con la que debemos un trato especial. Son habitantes del territorio y, por lo tanto, deben ser tratados como lo son todos los viven en la Argentina. Ustedes deberán respetar estrictamente la propiedad y la integridad de las personas. No entrarán en ninguna residencia privada, si no es necesario por razones de combate. Respetarán a las mujeres, a los niños, a los ancianos y a los hombres. Serán duros con el enemigo, pero corteses, respetuosos y amables con la población de nuestro territorio, a la que debemos proteger. Si alguien incurre en violación, robo o pillaje, le aplicaré en forma inmediata la pena máxima.
Ahora con la autorización del señor comandante del grupo de transporte, quiero expresar que lo que haga la fuerza de desembarco será el resultado de la brillante tarea que los integrantes tarea que los integrantes de ese grupo ya han realizado. Gracias por traernos hasta acá y gracias por ponernos mañana en la playa.
No dudo que el coraje, el honor y la capacitación de  todos ustedes, nos dará la victoria. Durante mucho tiempo hemos venido adiestrando nuestros músculos y preparando nuestras mentes y nuestros corazones para el momento supremo de enfrentar al enemigo. ESE MOMENTO HA LLEGADO. Mañana ustedes serán los vencedores. Mañana mostraremos al mundo una fuerza Argentina valerosa en la guerra y generosa en la victoria. QUE DIOS LOS PROTEJA. AHORA DIRÁN CONMIGO. ¡VIVA LA PATRIA!
Con estas palabras, de lacónico estilo, pero abundantes en contenido, el ALTE. CARLOS CÉSAR BUSSER,  impuso a la tropa embarcada de la misión de la misión que la Nación encomendó a los integrantes del grupo de tareas que recuperaría las ISLAS MALVINAS el 2 de abril de 1982.
*LILIAN MORELLI, “MALVINAS. LOS HÉROES OLVIDADOS”, por GUARDIA NACIONAL, primera edición, 2ª quincena de julio de 1990, p. 19-20. 
Dijo el escritor ANATOLE FRANCE:
“Una nación no debe sufrir por una batalla perdida más que un hombre robusto por un arañazo recibido en un duelo de espada.
Es suficiente para remediarlo un poco de espíritu, de destreza y de sentido político.
La primera habilidad, la más necesaria y ciertamente la más fácil, es extraer de la derrota todo el honor militar que se puede dar. Tomadas así las cosas, la gloria de los vencidos iguala a la de los vencedores y es más tocante. Es conveniente, para hacer que ese desastre sea admirable, celebrar al Ejército que ha estado en la guerra y publicar los bellos episodios que destacan la superioridad militar del infortunio. Los vencidos deben empezar por adornar, hacer lucir y dorar su derrota, engalanándola con signos relevantes de grandeza. Leyendo a TITO LIVIO, se ve que los romanos no erraron en esto y suspendieron palmas y guirnaldas de las espadas rotas en Trebia, Trasimeno y Cannas”.


LA GUERRA DE LAS MALVINAS 

General de División ® D. Tomás A. Sánchez de Bustamante.

DEL VALOR EN COMBATE

Orden del Día del General en Jefe del Ejército Argentino y Aliado

Combate de Pehuajó, 31 de enero de 1866
“El bautismo de sangre y fuego de la 2 División “Buenos Aires” ha sido glorioso y figurará con honor en las páginas de la historia de esta campaña. Los jefes que la han dirigido en el combate, sus oficiales y tropa que con tanto valor han formado parte en él, son acreedores a la estimación del Ejército y a la consideración del pueblo y del Gobierno Argentino (…). Mientras tanto el General en Jefe del Ejército, al saludar y felicitar a la 2 División “Buenos Aires”, recomienda a todos los que la componen que en los futuros combates sean menos pródigos de su ardor generoso y de su valor fogoso, porque la verdadera gloria consiste en vencer con el menor sacrificio posible” MITRE. 
Revista de la Escuela Superior de Guerra, Año LXI, nº 467 Julio – Agosto 1983. Buenos Aires, Director de la ESG “Tte Grl Luis M. Campos”, Grl Br D Carlos Antonio Binotti. p. 57.


LA GUERRA DE LAS MALVINAS

Editorial

A casi ciento cincuenta años de la agresión británica que culminara con la injusta e ilegal ocupación del Archipiélago en 1833, la Nación Argentina, un glorioso dos de abril, conmovió al mundo entero con el inicio de la reconquista de sus islas MALVINAS.
Con legítimo orgullo, nuestra Revista Militar, en el nº 704, correspondiente al trimestre Abril-Junio 1981, en la Sección Estrategia Nacional, en el Juego de Simulación de Relaciones Internacionales, teniendo como Hipótesis de Conflicto, la problemática Malvinas, concluía en la Resolución General aconsejaba, lo siguiente: ULTIMAR al Reino Unido para la entrega, sin condicionamientos o servidumbre alguna del Archipiélago de las Islas Malvinas, al patrimonio nacional argentino, para antes del 3 de enero de 1983, sesquicentenario de la alevosa afrenta y usurpación británica, fecha a partir de la cual, en caso de no satisfacerse la demanda, la Nación Argentina queda en libertad moral, espiritual y material para accionar con cualquier medio político, económico, militar, etc., que considere conveniente”. 
El transitorio fracaso de la recuperación del propio territorio ha abierto un dilema en el espíritu de la población argentina, carente de un cabal conocimiento intelectual sobre los complejos fenómenos del poder, de las relaciones internacionales y del conflicto, acentuado por los ciento doce años de paz exterior, sobre si el operativo Malvinas debe considerarse como una definitiva derrota o, tan sólo, como un episodio más del secular enfrentamiento que opone a los latinoamericanos con los piratas del mundo, desde la época colonial.
Para estos últimos, el pueblo sano, sigue en pie la propuesta formulada, con más vigor que nunca, conociendo ahora quiénes son los enemigos, los aliados y neutrales; sabiendo que la diplomacia y la acción psicológica deben ser armas poderosas indigentemente utilizadas; haciendo todos los esfuerzos posibles y no posibles para logar la integración iberoamericana como una fuerza total; no pagando un solo centavo a los países explotadores y empresas multinacionales; y con el convencimiento íntimo que no nos queda otra hipótesis de guerra que la de las Malvinas, disponiendo de todo el tiempo preciso para utilizar el poder militar, sea hasta tener la bomba atómica o que algún desastre haya conmocionado las islas británicas.
Consecuentemente no aceptamos bajo ninguna causa, los términos de una derrota porque preferimos arriesgar nuestra identidad espiritual y nuestra integridad, en el futuro muriendo de pie antes que dejar de rodillas la Patria para nuestros hijos. Sí, en cambio, aceptamos los términos de una batalla perdida, con el necesario odio para pensar en la pronta venganza que aplaste para siempre a los enemigos de la criollidad, de la latinoamericanidad, y del catolicismo.
Entonces así, seremos de los que en mayo y en julio, no se arredraron ante el infortunio, la superioridad o el poder, para legarnos la Argentinidad.      
Revista Militar, nº 708, Buenos Aires, abril-julio de 1982, p. 7. Director Cnl (R) LUIS ALBERTO HOUSSAY.


MALVINAS Y GEOPOLÍTICA DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL.

INGLATERRA AMPLIA ¿SU SOBERANÍA? DE ISLAS MALVINAS Y DE LAS ISLAS GEORGIAS A 350 MILLAS ALREDEDOR Y PRETENDE TODA LA ANTARTIDA.


Por el Vcom (R) VGM. HORACIO RICCIARDELLI Presidente CONDOR-Miembro Foro Patriótico y Popular. “CUANDO LA PATRIA ESTÁ EN PELIGRO, TODO ES LÍCITO MENOS DEJARLA PERECER”, Libertador Gral. Don José de San Martín.

MAPAS PRESENTADOS POR LA UNIÓN EUROPEA DEL CONO SUR

Estimados Compatriotas y Amigos de la Organizaciones Nacionales y Populares del la Argentina y del Exterior que tenemos como bien primordial defender la Soberanía y la Integridad Territorial con epicentro en nuestras Islas Malvinas, Islas del Atlántico Sur, Mar Epicontinental y Sud Occidental del Atlántico y la Antártida Argentina, ante este atropello colonialista inglés de extender a 350 millas sus límites hacia el oeste de Malvinas y la provocación con la sanción de la nueva Constitución Europea que legitimaría la presencia la presencia por la fuerza de la usurpación piratezca inglesa de las Malvinas, el silencio de nuestra Cancillería y complicidad que casi todas las agrupaciones políticas, más preocupadas por el precio del tomate y de la papa, con cortinas de pseudos derechos humanos y realitys shows, nada dicen los medios de difusión de esta grave afrenta a la soberanía nacional argentina, que sumado al tratado de Madrid del 15 de febero de 1990, los tratados comerciales preferenciales con el reino de Gran Bretaña y demás países europeos, la deuda externa y eterna, declarada usuraria, fraudulenta e ilícita, la destrucción del patrimonio nacional y sus industrias estratégicas, como ser YPF, GAS DEL ESTADO, AGUA Y ENERGÍA, AEROLÍNEAS ARGENTINAS, ELMA, FFCC, SOMISA, FABRICACIONES MILITARES Y LA DEFENSA, LA DESTRUCCIÓN SISTEMÁTICA DE LAS INSTITUCIONES ARMADAS DE LA NACIÓN, la indefensión y la inseguridad encuentra a la República Argentina a merced de nuestro enemigo histórico corriendo el riesgo de una separación territorial, tantas veces anunciada y con ver el mapa que difunde l UNIÓN EUROPEA , huelgan las palabras. Los abogados dicen que a confesión de parte, relevo de pruebas. Serán responsables de que esto ocurra, y considerados dentro de alta traición a la Patria, de acuerdo a la Constitución Nacional, los dirigentes políticos y aquellos que hayan ocupado cargos en que se compruebe haber actuado en consonancia con el enemigo imperialista anglo-estadounidense en el pasado próximo, el presente y del futuro próximo, para devastar a la Argentina.
Argentino/argentina de bien que quiere a su patria, divulgue esto hasta los confines del país, nuestra fuerza está en que nos unamos en las cosas esenciales para nuestro destino histórico como nación. Basta de hacernos los distraídos con la realidad que nos circunda, póngase de pie, deje de estar de rodillas.


LOS ESTUDIOS DE DON PEDRO DE ÁNGELIS

Por E. de la Sierra

Fue en tiempo del primer gobierno de ROSAS , en 1832, cuando se cuestionó la soberanía argentina de las Islas Malvinas, por los americanos del norte.
Los ingleses lo hicieron en 1829, durante provisional de RODRIGUEZ.
¿DE DÓNDE RECOGIERON LOS AMERICANOS DEL NORTE AQUELLO DE QUE LAS ISLAS Y TIERRAS MÁS ABAJO DEL PARALELO ERAN RES NULLIUS (COSA DE NADIE)?
El pasado, desde los tratados de TORDESILLAS, habla como suprema evidencia de lo contrario. Los pactos internacionales en vigor decían de sí más que ellas antecedentes. Las Malvinas, la Patagonia y las tierras antárticas FUERON INCUESTIONABLEMENTES hispánicas, si se aplica igual criterio que a lo ártico, como debe ser. Se puede discutir, entre chilenos y argentinos, quién tendrá más o menos, pero no se puede arrojar la herencia común hispánica a las ambiciones de los imperialismo coloniales, así sea el angloamericano, el inglés, el soviético.
DON PEDRO DE ÁNGELIS, que era jefe del archivo nacional, escribe a ROSAS, el 13 de marzo de 1848, diciéndole: 
“EXCMO SEÑOR: No he hablado con el Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, pero según me ha dicho el Sr. PÉREZ, después de haber presentado los títulos de soberanía de la Confederación Argentina sobre toda la parte austral del Continente Americano hasta el Cabo de Hornos, debo de tratar la cuestión, que indudablemente promoverá el gobierno de Chile, sobre la prescripción de estos títulos o derechos, por el abandono y la no ocupación de ese territorio por espacio de muchos años. Como yo he recibido de Vuestra Excelencia el encargo de ocuparme de este trabajo deseo  saber si es voluntad de Vuestra Excelencia que yo entre el dicha discusión, para no salir de los límites de la prescripción. La cuestión de ocupación de tierras abandonadas, o “nullius”, como Vuestra Excelencia sabe, es una de las más difíciles del derecho público por las varias opiniones de los publicistas; y el Sr. BELLO en su obra de derecho público sostiene “que pueden ocuparse”, y como será él que nos conteste, conviene tratar este punto con toda claridad y extensión que reclama. En este caso, la memoria será una obra muy abultada. Y me permito hacerlo presente a Vuestra Excelencia para que no extrañe la demora de algún tiempo más. Lo que puedo asegurar a Vuestra Excelencia es que yo me ocupo de ella sin descanso”.
ROSAS contestó el 27 de marzo de 1848, expresando:
“Después que usted en la memoria que esta escribiendo, haya presentado los títulos de SOBERANÍA de la CONFEDERACIÓN ARGENTINA sobre toda la parte austral del continente américano hasta el Cabo de Hornos, debe ocuparse de tratar la cuestión de derecho, sobre la prescripción de esos títulos, o derechos que pueda alegar el gobierno de Chile, por la actual, no ocupación de parte de esta República y hacerlo con toda la extensión que demanda su importancia y hacerlo con toda la extensión que demanda su importancia, aún cuando en ella se ocupe un tiempo mayor y haga salir una obra abultada. De este modo el trabajo será completo y murará la cuestión bajo todas las fases. Esto es absolutamente necesario, como usted en su antecedente carpeta reconoce su importancia, haciéndome notar las diferentes opiniones de los publicistas sobre este particular. Tanto más importante es esto, cuando que, si se admitiese como cierta la doctrina del Sr. BELLO y otros publicistas, se abrirá margen a los poderes europeos para ocupar los territorios no ocupados de América por su falta población, y para sostener tal USURPACIÓN. Desde este punto de vista debe usted esmerarse en que su trabajo sea completo: “DEFENDIENDO LA POSESIÓN Y JUSTO TÍTULO QUE TODOS LOS GOBIERNOS DE AMÉRICA TIENEN A SUS TERRITORIOS, AÚN CUANDO NO ESTEN POBLADOS HOY, Y MUY PRINCIPALMENTE EL ESTA REPÚBLICA, A TODAS LAS TIERRAS DE LA PATAGONIA HASTA EL CABO DE HORNOS”.  
Diario Los Principios de Córdoba, 6 de junio de 1981.


ROSAS y EL RESCATE DE LAS MALVINAS

Por J. C. CORVALÁN MENDILAHARZU  

A fines del mes de diciembre de 1964 se me hizo un reportaje en la revista “TODO” de B. NAUSTAD, acerca del reclamo de las Islas Malvinas. Consideraba yo que nuestra actuación oficial, así la del embajador RÚA como la del ministro M. A. ZÁBALA ORTIZ, era deficiente puesto que habían olvidado el alegato histórico, que es el fundamento de nuestro derecho. El Dr. RÚA, en efecto, se limitó a expresiones tan generales como “mi país con una continuidad de política que no ha sido desviada” o sino: “lo que solicita (sic) la República Argentina es la devolución de parte de su territorio”, etc.”, o sino: “lo que solicita (sic) la Republica Argentina del Reino Unido es la devolución de parte de su territorio, etc.”, destacando, como de paso, la “nota de MANUEL MORENO, un gran argentino y un gran diplomático, de 1834”. (Diario La Nación, sábado 19 de septiembre de 1964). Creo oportuno establecer que la actuación de nuestro gobierno es lisa y llanamente la ratificación de la tesis sostenida por el gobierno de la CONFEDERACIÓN ARGENTINA cuyas relaciones exteriores ejercía en plenitud de poderes DON JUAN MANUEL DE ROSAS. Pero esto, naturalmente, se lo ha silenciado, como si el ministro MORENO hubiese actuado en todo momento por su propia cuenta. En el Mensaje a la Legislatura de 1835 (la usurpación fue en 1933), luego de recordar que las provincias confederadas lo habían autorizado a entender en las relaciones exteriores, dice:
“Graves dificultades, emanadas de nuestras desgracias domesticas habían demorado la Legación Diplomática de Norteamérica: pero estando superadas, el gobierno ha resuelto que su ministro en Londres pase a llenar dicha misión: y es de esperar que sus reclamaciones sean atendidas, y que la justicia del gobierno de Washington repare los  agravios y perjuicios que infirió a la República Argentina el Comandante de la corbeta Lexington que, en medio de la más profunda paz, invadió de un modo atroz nuestra colonia de las Islas Malvinas. Sobre esta misma colonia, el gobierno debe añadir que, después de haber replicado nuestro ministro en Londres satisfactoriamente el año de 1834 a la contestación que dio el Ministerio de S. M. B. con respecto a la protesta que le fue dirigida contra la ocupación violenta de las Islas Malvinas por fuerzas inglesas, no ha continuado aquella negociación, y el gobierno jamás desistirá de su empeño en reclamar también de la justicia del Gabinete Británico el reconocimiento de los claros e incuestionables derechos de la República Argentina a aquellas islas, y la competente reparación”. (Registro Oficial de la Prov. de Buenos Aires, nº 10, (Libro 14).
La ocupación Norteamericano se produjo el 31 de diciembre de 1831 y la de los ingleses el 3 de enero de 1833. El gobierno de ROSAS continuó haciendo los correspondientes reclamos sin olvidar mencionar en sus mensajes el pleito malvinense. Felizmente la documentación permanece en los archivos “cubiertos con el manto del olvido”, pero exhumados por la prolija investigación revisionista que los presenta a la consideración pública. Esta política de reivindicación de nuestros derechos a las Malvinas se interrumpió después de CASEROS y los gobiernos que sucedieron no intentaron su reclamo; fue el general JULIO ARGENTINO ROCA quien reinició el reclamo en 1884; efectivamente habían transcurrido más de cuarenta años que las Malvinas no preocuparon ni a URQUIZA, SARMIENTO, MITRE, AVELLANEDA, etc. El general ROCA, con elevado espíritu de justicia, sostuvo e invocó la propiedad argentina apoyado en la documentación del gobierno de ROSAS, considerando fundamentales y valederos los antecedentes existentes, como lo manifiesta en su nota al gobierno inglés… Deseo recordar que D. ALFREDO ORTIZ DE ROSAS, bisnieto de D. JUAN MANUEL DE ROSAS, publicó en la revista nº 13 de este Instituto Juan Manuel de Rosas un valioso artículo: “ROSAS, LAS MALVINAS”, contestando a una exposición del  doctor ISIDORO RUIZ MOERNO (hijo) realizado en un coloquio sobre las Malvinas, a iniciativa de la Fundación Victoria y Suárez en la Academia Nacional de Ciencias Económicas en el año de 1948. 
Boletín del Instituto JUAN MANUEL DE ROSAS, órgano informativo y polémico, Año III (segunda época), nº 10, correspondientes a los meses enero-agosto de 1971, p. 26-26. Director: Profesor PEDRO JUAN VIGNALE.


SOBERANÍA TERRITORIAL 

Por E. de la Sierra

LA Nación Argentina se proyecta en la Historia Contemporánea argentina, ya que ha surgido en el transcurso de dicha época, como legítima continuadora del VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA, 1776 - 1º de agosto – 1810, actualmente desmembrada, desfigurada, aniquilada.
Los historiadores han reconstruido nuestro pasado histórico, el desarrollo histórico que mediante un proceso de reducción ad absurdum, que determino en una unidad histórico del siglo XVI de carácter histórico-geográfico, apoyada en un marco político-institucional de más, aproximadamente, de más de 5.000.000 kilómetros cuadrados para a ser a una nación independiente, libre y soberana que son sus actuales 2.800.000 kilómetros cuadrados del sector emergido sudamericano, siendo una pálida imagen, un resto abandonado de una unidad territorial soberana que se hallaba en condiciones geopolíticas, etc., de incidir potentemente en una comunidad libre de naciones libres.
Evidentemente una de esas condiciones destinadas a crear una situación de influencia internacional del virreinato era su forma biogénica, gracia histórica que detentan pocos países en el mundo, y uno de los signos históricos que determina el carácter de potencia. La apertura del Virreinato del Río de la Plata al océano Pacífico, se concretaba por dos regiones altamente importantes; hacia el norte por las circunscripciones territoriales del Alto Perú (República de Bolivia), que tenían costas sobre aquel océano; y, hacia el sur todo el apartado y desolado borde austral de América del Sur, en ambos frentes oceánicos, atlántico-pacífico, conducido desde Buenos Aires, último baluarte de los reyes de España en el hemisférico sur. En este desarrollo histórico de reducción de la soberanía territorial de la Nación Argentina, se ha conducido a contramano del sentido imperial de las grandes potencias contemporáneas, y lo que s más decepcionante aún, de sus vecinos originarios. Como parámetro comparativo, debe tenerse en cuenta en el orden internacional, los compulsivos y acelerados engrandecimientos territoriales realizados por los ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA y de la ex- UNIÓN DE LAS REPÚBLICAS SOCIALISTAS SOVIÉTICAS. Con respecto a nuestros vecinos, debe tenerse presente el hecho de que nuestros vecino del noreste, el BRASIL, ha pasado de sus 2.500.000 kilómetros cuadrados que se le otorgaron por el Tratado de TORDESILLAS a unos 8.500.000 kilómetros cuadrados y nuestro vecino allende los Andes, CHILE, soberanía territorial de los 230.000 kilómetros cuadrados que comprendía su primigenia Capitanía General de las ESPAÑAS a los actuales 750.000 kilómetros, con proyecciones geoestratégicas no disimuladas recientemente (Beagle, Antártida, Malvinas, etc.). Salvo la vieja EUROPA, cuna de la Civilización occidental y crisol de pueblos, razas y estirpes, como las ESPAÑAS; la América del Sur ha sido el continente políticamente más sectorizado y desmembrado durante gran parte de su vida independiente, soberanas y libres,  balcanización que recientemente ha sido asumida por el África a parir del proceso de descolonización por la ONU iniciado a partir 1960. Esta subdivisión política a designio de intereses extracontinentales inconfesables es la resultante del proceso histórico contemporáneo de disgregación y desmembración de aquellas imponentes constelaciones político-imperiales que prologaron esencialmente el grandioso patrimonio territorial omnicontinental del Imperio de CARLOS V, formado por SANTA ISABEL y FERNANDO, y conservado y engrandecido por FELIPE II, el rey prudente. Es así que, la decepción de la Gran Colombia, que vislumbrara el Libertador SIMÓN BOLIVAR, y la desestabilización de las antiguas Provincias Unidas del Río de la Plata, REPÚBLICA ARGENTINA, permiten historiar las causas de la departamentalización suicida de la AMÉRICA DEL SUR, funesto precedente de su manoseado subdesarrollo económico y político. Debe tenerse en cuenta otra constante de nuestro pasado histórico: la NACIÓN ARGENTINA nunca fue vencida en el campo de batalla, tanto por potencias extranjeras imperiales (ESPAÑA, INGLATERRA, FRANCIA), como nuestros vecinos originarios (BRASIL, URUGUAY, PARAGUAY, BOLIVIA), pero sí debió resignar gran parte de su patrimonio territorial mediante inicuos arbitrajes, gestiones diplomáticas negligentes y en acuerdos y tratados desafortunados.
ES NECESARIO PROFUNDIZAR LAS VERDADERAS MOTIVACIONES QUE LLLEVARON A CONFORMAR UN NACIÓN MUTILADA EN SU GRANDEZA TERRITORIAL, PARA CREAR LOS FUNDAMENTOS POLÍTICOS DE RECONQUISTA.

DIARIO PAMPERO Cordubensis
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía, marzo-abril de 2010.
SOPLA EL PAMPERO. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO. ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! gspp.
In memoriam por los caídos de la Patria.
O GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO!