domingo, agosto 26, 2012

*EUROPA en LLAMAS 1939*



EUROPA EN LLAMAS 1939 responde al deseo de ofrecer un testimonio realmente veraz, realmente imparcial, realmente objetivo de lo que fue la Segunda Guerra Mundial en EUROPA.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

*BERLÍN, 2 DE MAYO (1945).-BERLÍN CAPITULA ANTE LAS TROPAS SOVIÉTICAS.- REUTER.*

 “Sus casas pasarán a otros, los campos y mujeres también…Porque desde el mayor al menor, cada uno se entrega a la avaricia…Y pretenden curar la desgracia de mi pueblo diciendo; “¡paz, paz!” cuando no ha de ver paz”. JEREMÍAS, VI, v. 12, 18. (1)

Nadie puede ignorar que la Segunda Guerra Mundial es  el acontecimiento histórico más destacado del siglo XX y uno de los más importantes de todos los tiempos. Los bandos en lucha representaban otras tantas maneras de entender la política, la economía, los derechos de las naciones y el destino de las colectividades humanas. Ese trasfondo ideológico ha determinado que, al final de la contienda, la mayoría de los que se han dedicado a historiarla hayan contemplado los hechos con una gafas teñidas de parcialidad, ignorando deliberadamente que cuando se presta testimonio hay que decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. EUROPA EN LLAMAS 1939 responde al deseo de ofrecer al lector un testimonio realmente veraz, realmente imparcial, realmente objetivo de lo que fue la Segunda Guerra Mundial en EUROPA. JOSÉ MARÍA MUNDET y un equipo de colaboradores, bajo la dirección de JOSÉ ANTONIO LLORENS BORRÁS, han dado cima a la ímproba tarea de seleccionar fotografías y textos que ofrecieran una visión de conjunto lo más completa posible de los acontecimientos militares y políticos de aquellos trágicos años.  

Ese mismo día, 1º de septiembre de 1939, cuando querían quebrar las auroras, el Ejército alemán iniciaba la guerra contra Polonia. Iba a cumplirse lo que HITLER había anunciado semanas antes a un negociador polaco: “Atacaré con unas fuerzas de las que los polacos no tienen ni remota idea. Y no saldrán destruidos únicamente los Ejércitos de Polonia: el propio Estado polaco será arrasado y desaparecerá”.

*EL BALANCE DE LA TRAGEDIA*

Terrible guerra la de 1939 al 1945. Ninguna hasta entonces tuvo la extensión; abarcó el orbe entero, sus cinco continentes. Se enfrentaron 56 naciones, cien millones de combatientes. No sólo EUROPA se incendió en llamas, en la extensa área del Pacífico prendió también una guerra paralela, no coincidente en sus contenientes: U.R.S.S. y el JAPÓN se enfrentaron hasta el último instante en que,  ya vencido el Imperio del Sol Naciente, la UNIÓN SOVIÉTICA intervino para sacar beneficios del reparto.
Sus efectos resultaron devastadores; arrasó por completo ciudades y aldeas, hizo saltar miles de puentes, hundió miles de barcos…Y. sobre todo, cincuenta millones de vidas humanas. De éstas, además, casi la mitad no eran combatientes sino población civil, niños, mujeres, ancianos. Murieron éstos bajo las bombas y el fósforo que arrojaban los aviones sobre las ciudades abiertas, bajo el hambre de la ciudad calcinada y el campo asolado, bajo la crueldad y el expolio del ocupante. Para los mismos combatientes, la contienda resulto de una dureza atroz, por su duración, por las diversas intensidades climáticas y por la terrible eficacia de las armas de destrucción empleada, cuando no por los infinitos sufrimientos de las marchas hacia el cautiverio y la angustia y el desamparo en el cautiverio mismo.

Las consecuencias del cataclismo fueron especialmente intensas por la gran duración de las hostilidades: cinco años y nueve meses en EUROPA. NINGUNA otra guerra mundial podría tener esta duración, dado el enorme poder destructivo de los medios actuales. Tampoco es probable que se produzca otra guerra mundial, porque la destrucción sería de tal magnitud que alcanzaría a vencedores y vencidos, mejor dicho, a agresores y agredidos.

Pero el signo más desolador que caracterizó la Segunda Guerra Mundial fue el odio que, salvo loables excepciones, acompañó a la violencia y a la muerte. Un odio generalizado y profundo, deshumanizado. De los alemanes contra los judíos, de los judíos en revancha contra los alemanes. De los ingleses y norteamericanos, alentados una prensa sectaria contra los alemanes. De los franceses contra los alemanes, ya avanza la guerra, no cuando la ofensiva y ocupación sino después, cuando se inició la resistencia y las consiguientes represalias alemanas. Infravaloración humana de los alemanes para con los rusos y odio salvaje de éstos para con los alemanes. Odio a los checos contra los eslovacos, de los serbios contra los croatas y viceversa. Odio de los polacos y checos contra los alemanes. Odio a los franceses, de los belgas, de los holandeses, los daneses, los noruegos que colaboraron con los alemanes o se alinearon con ellos en su lucha contra la Unión Soviética. Odio a los rusos comunistas contra los rusos anticomunistas. Odio entre los italianos fascistas y antifascistas.

En estos países se ventiló  realmente una guerra civil con ocasión de la ocupación alemana entre las fuerzas políticas antagónicas. También juraron los odios personales entre HITLER, CHURCHIL, ROOSEVELT y STALIN, y asimismo fue una manifestación de odio el atropello de la EUROPA milenaria y civilizada por las modernas super-fortalezas de AMÉRICA y por las hordas mongólicas del ASIA primitiva.


De estos odios son manifestación los tristes hechos que se relatan. Se ha dicho que el mal que significa la guerra en sí misma es superior al que con ella quiere evitarse. Pero además de esto, la guerra ya desencadenada resulta especialmente aborrecible cuando no son solo los ejércitos que se enfrentan sino que son los pueblos enteros quienes sienten sobre su propia carne las consecuencias de los terribles medios destructivos. Cuando la guerra, en definitiva, como fue la última, es masiva, alcanza a grupos étnicos enteros como las minorías judías, y a naciones también enteras, sólo por ser adversarias.

La guerra puede tener una grandeza si los adversarios saben comportarse de forma humana y respetando los convenios y uso internacionales. Por desgracia esta fue la excepción en la Segunda Guerra Mundial. Por las condiciones de la lucha en RUSIA, por la forma de combatir la resistencia en los diversos países, la conducta de ambas partes fue las veces despiadada. Además, la propaganda había conseguido imbuir en la mente de los soldados aliados la creencia de la culpabilidad colectiva del pueblo alemán. Y en consecuencia, los prisioneros alemanes fueron vejados y maltratados, las mujeres vejadas públicamente.

Al tratar hoy estas cuestiones, que muchos consideran como ya superadas o pasadas, podrá pensarse que removiendo los rescoldos de un fuego ya casi apagado, sólo se conseguirá reavivar antiguas pasiones. Pero precisamente para llegar a eliminar todos los rencores que aún pueden mantenerse interesa que se conozca toda la verdad de lo acaecido y suscitar así la reflexión de las generaciones posteriores y un examen de conciencia de la que vivió la guerra. Es por esto que nos parece más constructivo recordarlas que considerarlas como una página de la historia definitivamente vuelta.  

EL DÍA UNO DE MAYO cayó como el más tremendo de los proyectiles sobre la capital del Reich el comunicado oficial del gran almirante DOENITZ, jefe de la marina de guerra alemana, que daba cuenta de la muerte de HITLER.

“Al frente de los heroicos defensores de la capital del Reich ha caído el FÜHRER. Animado por el deseo de librar a su pueblo y a EUROPA de la destrucción por parte del bolchevismo ha sacrificado su vida. Deber de todo soldado es seguir luchando hasta la muerte para ser digno de este ejemplo. La heroica guarnición de BERLÍN dividida en varios grupos de combate sigue luchando”.

Yo no pude escuchar este comunicado por la radio y me enteré después por las conversaciones que oí por las calles, pero sí he visto llorar a gentes que ya no podían tener lágrimas, frente a los altavoces que durante largo estuvieron tocando marchas fúnebres.

DOENITZ afirmaba que la guarnición seguía luchando y en efecto en BERLIN LA LUCHA CONTINUABA.

BRESLAU envío su último comunicado: “ANTE los bolcheviques ningún SOLDADO ALEMÁN capitulará jamás”. Pero el deseo de los heroicos defensores y su tenaz voluntad de resistencia sucumbió ante la potencia del enemigo, y BRESLAU, así como BERLÍN, tuvieron que capitular cuando de ellos no quedaba más que informes montones de ruinas.

*ANTONIO ANSUÁTEGUI: “Los últimos cien días de Berlín”, Mateu Editor, Barcelona, 1945, p. 179-180*.

REIMS, 7 DE MAYO DE 1945

1.      Los abajo firmantes, actuando en nombre del ALTO MANDO alemán, rendimos incondicionalmente al Mando Supremo, Fuerza Expedicionaria Aliada, y simultáneamente al Alto Mando soviético todas las fuerzas de tierra, mar y aire que en el día de la fecha se encuentran bajo control alemán.
2.      El Alto Mando alemán dará inmediatamente órdenes a todas las autoridades militares, navales y aéreas y a todas las fuerzas bajo su control alemán para que cesen todas las operaciones activas a las 23,01 (horario de la Europa Central) del 8 de mayo y permanezcan en las posiciones ocupadas en aquel momento. Ningún buque de guerra o mercante y ninguna aeronave serán destruidos, ni se causarán daños a su casco, maquinaría o equipo.
3.      El Alto Mando alemán comunicara inmediatamente a los comandantes adecuados, y asegurará el cumplimiento de cualquier orden posterior dictada por el Mando Supremo, Fuerza Expedicionaria Aliada y Alto Mando soviético.
4.      Este acto de rendición militar no es definitiva y será reemplazado por cualquier instrumento general de rendición impuesto por o en nombre de las Naciones Unidas y aplicable a ALEMANIA y a las fuerzas armadas alemanas en conjunto.
5.      En el caso de que el Alto Mando alemán o cualquiera de las fuerzas bajo su control dejen de actuar de acuerdo de acuerdo con esta Acta de Rendición, el Mando Supremo, Fuerza Expedicionaria Aliada y Alto Mando soviético tomarán las medidas punitivas que estimen oportunas.
*FIRMADO en REIMS A LAS 02,41 DEL DÍA 7 DE MAYO DE 1945*.

*Texto de la rendición de ALEMANIA: El texto en inglés de la rendición puede verse en HENRYSTEELE COMMAGER, DOCUMENTS OF AMERICAN HISTORY. Meredith Publishing Company, Nueva York.  1963, p. 500*.  

*“Cambiadas, habiendo perdido su propia esencia, la “guerra” y la “paz” caen en el extravío: han llegado a ser irreconocibles, no apareciendo ya ninguna diferencia entre ellas, han desaparecido en el desarrollo puro y simple de las actividades que, cada vez más, hacen las cosas hacederas. Si no se puede responder a la pregunta: ¿cuándo volverá la paz? No es porque no se pueda percibir el fin de la guerra sino porque la pregunta se dirige a algo que ya no existe, no siendo ya la guerra algo que pueda desembocar en una paz. La guerra se ha convertido en una variedad del desgaste del ente, que continúa en tiempo de paz. Contar con una larga guerra no es más que una manera, ya rebasada, de conocer lo que aporta de nuevo la edad del desgaste. Esta larga guerra, su duración, progresa lentamente, no hacia una paz a la manera antigua, sino hacia un estado de cosas en que el elemento “guerra” ya no será sentido como tal y donde el elemento “paz” no tendrá ya sentido ni substancia”*.

*MARTÍN HEIDEGGER*
*Vorträge und Aufsätze (Conferencias y artículos). Este Trabajo fue escrito en 1951.
  
(1)   *14 ss. PAZ, PAZ: Es el típico lenguaje de los falsos profetas. Pretenden curar las heridas del pueblo, asegurando todo está bien;  en vez de explicarle la Ley de Dios y exhortarlo a enmendar la vida. De la misma los impíos no tienen paz adormecen su conciencia diciendo en su corazón no haber pecado y estar en paz con Dios. Sin embargo,  no hay paz, pues los impíos no tienen paz, como dice el Señor en Is. 48, 22. LA SANTA BIBLIA,  Versión de Mons. JUAN STRAUBINGER, II, Antiguo Testamento, Nuevo Testamento. Club de Lectores Buenos Aires, 1991, JEREMÍAS, cap. VI, v. 12-18.*


*REIMS, 7 DE MAYO DE 1945. EL GENERAL JODL, EN REPRESENTACIÓN DEL GRAN ALMIRANTE DOENITZ, JEFE DEL ESTADO ALEMÁN Y COMANDANTE SUPREMO DE EJÉRCITOS TRAS LA MUERTE de HITLER, FIRMA LA RENDICIÓN INCONDICIONAL. SU SERIEDAD CONTRASTA CON LAS AMCHAS SONRISAS DE LOS REPRESENTANTES ALIADOS DESPUÉS DE LA FIRMA. HA TERMINADO LA GUERRA. PARA ALEMANIA, SIN EMBARGO, LA VERDADERA TRAGEDIA. A PARTIR DE AHORA, LOS VENCEDORES IMPONDRÁN SU LEY. Y UNO DE LAS VÍCTIMAS SERÁ EL PROPIO JODL, CONDENADO A MUERTE POR EL TRIBUNAL DE NUREMBERG Y AHORCADO EL 16 DE OCTUBRE DE 1946*.


DIARIO PAMPERO Cordubensis *Nº 464
INSTITUTO EREMITA URBANUS
Córdoba de la Nueva Andalucía, 9 de agosto del Año del Señor de 2012. Fiesta de SAN JUAN MARÍA VANNEY, CONFESOR (EL CURA DE ARS). Sopla el Pampero. ¡VIVA LA PATRIA! ¡LAUS DEO TRINITARIO! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! (EUROPA EN LLAMAS 1939). Gspp. Ave MARÍA PURÍSIMA!