viernes, agosto 10, 2012

* “EL LIBRE METAFÍSICO y el PERIODISTA SIERVO” p. EL BODEGUERO



Vargas Llosa es siervo de la Sinarquía funesta, que le confía por el diario La Nación, destruir la herencia metafísica heideggeriana en aquellos que aman la vida filosófica.

Editó: Lic. Gabriel Pautasso

*El señor MARIO VARGAS LLOSA ha publicado un ensayo panfletario contra MARTÍN HEIDEGGER, en diario “La Nación”, de Buenos Aires (lunes 20-XI-1993, p. 9) titulado, FÜHRER HEIDEGGER. Odio al Führer y odio al FILÓSOFO. Cuánta razón tiene nuestro americano-peruano DR. GASTÓN ORTIZ ACHA, en un párrafo sin desperdicio dedicado en su revista      TEMPLE, nº 86, al corrupto V. Ll., con el título La leyenda de un arrastrado, que transcribiré después. Ahondemos ahora lo que reza nuestro tema editorial “El libre metafísico y el periodista siervo”. Elijo con cuidado los términos, pues no cuenta los agravios.
El tema despliega una proyección más vasta, si tenemos en consideración el poder de la informática en general, y el poder de la prensa diaria en particular, plataforma para emprender una emulsión indecorosa de propaganda anticultural demoledora. Una emulsión siniestra de veneno contra el hambre de los pueblos, hambre cultural, religiosa y metafísica. Hambre de verdad, y de justicia, por encima de todos los desastres y las ruinas.
Pues el Metafísico pertenece al NOEIN, sin que pierda por ello ninguna libertad para moverse y actuar en las coyunturas temporales. El NOEIN (PENSAR) planea por encima de las homeomerías anaxagóricas, transitorias, efímeras y/o confusas. Son los corpúsculos, según el filósofo griego, batidos en un océano tumultuoso e inconfigurado. El periodismo es siervo connatural de las homeomerías históricas y no puede ingresar per se en el reino del noein. Eso es todo.
HEIDEGGER es pues el “libre metafísico”, MIENTRAS LOS DETALLES DE SU BIOGRAFÍA, en cuanto a adhesión y aquiescencia con el nacional-socialismo germano, y más concretamente con el Führer ADOLFO HITLER, en nada disminuye la tensión del filósofo, y más en este caso en que esplende en espíritu y en la prosa congruente de un magnífico discurso germánico, la “inhabitación del ser”. ¿Por qué habríamos de condenarlo por su filiación, o por otras falibles y pasajeras coyunturas como las de Alemania de 1930-1945? ¿Y cuáles son falibles en fin de cuentas, cuáles valiosas? En todo caso la amistad y/relación con l Führer fue valiosa. ¿Y qué?  
No voy a refutar al “arrastrado” V. Ll., ni a su comilitón agresivo el chileno VÍCTOR FARIAS, de quien el primero toma el hilo fundamental del argumento crítico. Solo quiero, por mi parte, subrayar, frente a la conjura contra la “libertad” del Metafísico, la extraordinaria expansión de su obra – la de HEIDEGGER -, en estos últimos cincuenta años, particularmente en jóvenes ávidos de la virtud metafísica, del noein (pensar)  que instala en otra dimensión y abre otro reino, inafectado por el océano tumultuoso de las partículas anaxagóricas.
Pero, en suma, el “libre Metafísico” lo fue sin duda estoicamente al aceptar en silencio el destino de su madre germánica y ratificar sus ideales culturales en sosegada compañía con los montes bávaros, siempre consoladores. ¿Rescatará la generación próxima esta lección de HEIDEGGER, discurso del silencio? Lección del silencio estoico – como dijera como un reino místico que le queda al filósofo en medio de la tiniebla del odio?   
El “Libre Metafísico” actuó con la totalidad de su empeño – no exento de contradicciones, como toda obra humana – para erigir lo que en mis términos descriptivos en una cultura hyperbórea, una existencia heroica, patines (sufriente) que implica asimismo una kenosis (derelición).
El “siervo periodista” trabaja como un nibelungo, batiendo el parche para el amor del oro, y contrabandeando el odio al amor, en palabras dulzonas y mentirosas como mercancía de un marketing farisaico; V. Ll. es siervo de la Sinarquía funesta, que le confía por el diario La Nación, destruir la herencia metafísica heideggeriana en aquellos que aman la vida filosófica. Y así lo que s un supuesto error nefando, según FARIAS y VARGAS, se trueca por imperio de la libertad metafísica en un gesto que repulsa al nibelungo ALBERICO y a su cohorte periodística y rastacuera. Y lo que es supuesta claridad en una prosa amañada por el oro, se trueca, a su vez, en gesto de sostén del GRAN Nibelungo, gestor del despotismo sinárquico.
Estos son términos de una reflexión diferente, que alguien recogerá y prologará seguramente, de entre las ondas marinas turbulentas en el acontecer argentino.
Y no quiero cerrar este breve texto crítico sin citar, in extenso, como dije el párrafo del DR. ORTIZ ACHA. Helo aquí. Y GRACIAS, PERUANO COMPATRIOTA, por tu claridad y tu coraje, en tiempos de tanta cobardía y venalidad rastacuera y corrupta.
HEIDEGGER es nuestro, habita nuestro corazón, nuestro pensamiento, como un antiguo dios que trajo a los hombres la sacralidad óptica, indefínete. MARIO, el periodista, que tan bien describe, es un episodio fugaz, pronto a ceder ante el fuego comburente, que tragará este aparejo cultural  corrupto y engañoso. Muy pronto quizá. No lo lamentaremos, desde luego. Que advenga pues el levantamiento patriótico del pueblo americano contra los nuevos Borbones, crueles y exploradores.

*La leyenda de un arrastrado *

“La línea que VARGAS LLOSA en su vida es la de un permanente incondicional al servicio de los intereses del imperialismo judío. Es un verdadero sirviente de esos intereses, al extremo que lo que nosotros amamos y respetamos como Patria y familia no tiene para él la menor importancia. Todas las sinuosidades que ofrecen los judíos internacionales en su política de explotación de los pueblos del mundo, es acompañaba paralelamente por el felón de VARGAS. Cuando el judaísmo INTERNACIONAL,  creador del comunismo, veía en este sistema la última palabra para el dominio mundial, este miserable era comunista a carta cabal; cuando los judíos del comunismo viraron al socialismo o social-democracia, prestamente el bufón proclamaba que el planeta se dirigía a la social-democracia: cuando los judíos emplean el liberalismo para conseguir la hegemonía mundial, el arrastrado se convierte en fervoroso liberal. Cuando los judíos para lograr el sometiendo de los pueblos de América Latina señalan que se deben desmantelar sus Ejércitos, este parásito traidor escribe que los Ejércitos de Latinoamérica constituyen una barrera contra la democracia y contra la “modernidad”. Pero nunca ha solicitado que las fuerzas armadas de los Estados Unidos sean ni siquiera reducidas y menos destruidas”.  

*FUENTE: revista LA HOSTERÍA VOLANTE. Órgano del pensar Americano para una cultura humanística y política, AMERICANA. Nº 40, La Plata, febrero de 1994. p. 5-6.*

*GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO!*


Diario Pampero Cordubensis nº 55
Sopla el Pampero.
¡VIVA LA PATRIA! ¡VIVA HISPANOAMÉRICA! gspp.